Conoce productos y servicios pensados para ti. ¡ENVIAMOS A TODO CHILE!

Razones para comenzar (o continuar) a hacer ejercicio

Razones para comenzar (o continuar) a hacer ejercicio

Mantenerte saludable no es solo comer de forma balanceada. También está el hacer ejercicio, y el hacerlo beneficia a las personas mayores en formas que pueden ser mucho más que obtener una cintura delgada o músculos fuertes.

El desarrollo de nuestros cuerpos, nuestro bienestar mental e incluso la fuerza de nuestros órganos y huesos pueden verse positivamente afectados cuando hacemos ejercicio regularmente.

El ejercicio le entrega a adultos mayores los mismos beneficios que a niños o gente joven, incluyendo una mayor longevidad, una mayor claridad mental, un aumento de energía y una mayor fuerza para satisfacer las demandas físicas de la vida diaria.

Si bien las personas mayores tienden a volverse más sedentarias a medida que se jubilan y los desafíos de una edad avanzada restringen sus actividades, eso no significa que no puedas hacer que una rutina de ejercicio forme parte de tu vida o de la vida de un ser querido.

Beneficios del ejercicio para el adulto mayor

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado la inactividad física como la cuarta causa de muerte en el mundo. Y aunque el tiempo libre para la mayoría de las personas mayores está aumentando, hay más opciones para pasar este tiempo libre de maneras menos activa.

Para hacer la diferencia y llevar una vida más activa y plena, la OMS recomienda que las personas de 65 años en adelante, dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades físicas o aeróbicas moderadas, o bien algún tipo de actividad física aeróbica enérgica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y activa.

Las rutinas de ejercicio deben realizarse teniendo en cuenta tu salud física y mental. Todas las rutinas recomiendan al menos una hora de actividad física diaria para adultos mayores, aunque los regímenes de ejercicio específicos suelen incluir días de descanso en los que debes permanecer activo pero abstenerte de ese ejercicio en particular.

Estos días de descanso permiten que los músculos se curen a sí mismos para mejorar el rendimiento en el tiempo, y aunque algunos programas muy intensivos pueden requerir solo un día de descanso, otros programas pueden requerir varios.

Esto, según la OMS, ha demostrado de forma contundente que, en comparación con los adultos mayores menos activos, las personas mayores físicamente activas tienen una menor tasa de mortalidad debido a enfermedades como cáncer, patologías cardiovasculares, diabetes tipo 2 y depresión, entre otras, y presentan un mejor funcionamiento de los sistemas respiratorio, muscular y cognitivo.

Antes de empezar

Sin embargo, antes de comenzar a hacer ejercicio, recuerda: los adultos mayores deben consultar con un profesional médico de confianza antes de empezar un nuevo régimen físico. Incluso los ejercicios útiles pueden causar daño si tensan el cuerpo, y las personas mayores generalmente tienen un mayor riesgo de lesiones. Eso significa que tu rutina de ejercicios debe estar específicamente dirigida a tus necesidades y a los posibles riesgos. Por esta razón, una visita al médico es el primer paso antes de siquiera pensar en embarcar en una rutina de ejercicios.

Inscríbete a nuestro Club Swami para recibir más información sobre cómo mantenerte en forma, y no olvides pasar por nuestra sección de productos y servicios que te ayudarán a cuidar tu salud o la de un ser querido.