Conoce productos y servicios pensados para ti. ¡ENVIAMOS A TODO CHILE!

La incontinencia: un problema molesto pero tratable

La incontinencia: un problema molesto pero tratable

Muchas personas piensan que la incontinencia es algo de los adultos mayores y las residencias de ancianos, pero no es así. Mujeres y hombres jóvenes o adultos pueden padecer incontinencia urinaria, pero no se habla mucho de ella.

A pesar de que las mujeres adultas tienen muchas más probabilidades que los hombres adultos de sufrir incontinencia urinaria por diferencias anatómicas en la región pélvica y los cambios inducidos por el embarazo y el parto, muchos hombres también la padecen. Su aparición aumenta con la edad, pero la incontinencia no es una parte inevitable del envejecimiento.

La incontinencia en adultos es mucho más común de lo que cree. No hace falta llegar a la menopausia o a una determinada edad. Mujeres que han dado a luz por parto normal, hombres con obesidad, el estreñimiento crónico... Puede pasar que hombres de edad tengan problemas de incontinencia después de una prostatectomía radical, la operación para extirpar la próstata por un cáncer.

Informarse sobre la incontinencia adulta es un gran primer paso para controlar la enfermedad y recuperar tu confianza. Así que aquí te dejamos algunos datos sobre los principales tipos de incontinencia en adultos y qué hacer sobre ella.

La incontinencia por estrés o esfuerzo es el tipo más común de incontinencia en adultos. Cuando se ejerce presión sobre la vejiga, la orina se libera involuntariamente. Estornudar, toser, reír, levantar objetos pesados o el ejercicio son las actividades más probables de causar incontinencia por estrés o de esfuerzo y pérdida de orina.

En algunas mujeres, el embarazo y el parto tensan el suelo pélvico, dejándolo estirado y debilitado. El aumento de peso y los cambios hormonales de la menopausia también pueden contribuir a este tipo de pérdida.

La incontinencia de urgencia, también conocida como vejiga hiperactiva, se caracteriza por un impulso fuerte y repentino de orinar que a veces resulta en una pérdida significativa de orina. A veces puede haber tanta urgencia a orinar que no llegas al baño a tiempo y expulsas un chorro de orina. Las personas con esta urgencia corren al baño más de ocho veces al día y suelen despertarse en la noche para ir.

Condiciones o enfermedades como la esclerosis múltiple, el Parkinson, la diabetes y accidentes cerebrovasculares pueden causar daños que conducen a este tipo de incontinencia. Algunos medicamentos también pueden influir.

La incontinencia por desborde es el resultado de no poder vaciar completamente la vejiga, lo que provoca goteos o fugas vesicales durante el día. Este tipo de incontinencia en adultos generalmente ocurre como resultado de un bloqueo o una debilidad de los músculos de la vejiga que impiden que se vacíe por completo o que indique que está llena. Esta incontinencia es la único que es más común en hombres que en mujeres, aunque las mujeres también pueden padecerla.

Consejos para convivir con incontinencia

La incontinencia no siempre se puede prevenir, pero algunos cambios en tu estilo de vida pueden hacer que sea menos probable que tengas que sufrir con la urgencia y la pérdida de orina.

Estar preparado

Trata de pensar en soluciones prácticas a los problemas que puedan surgir mientras estás fuera de la casa. Lleva contigo algunos protectores, pads, toallitas o pantalones de recambio.

Cuida tu piel

Lavarse seguido y secarse cuidadosamente con una toalla suave ayudará a mantener tu piel sana. Cambia los pads con regularidad, utilizando una toallita desechable para eliminar cualquier residuo.

Evita olores

La orina no debiese tener un olor desagradable, sino puede haber una infección. Y aunque el olor de la incontinencia intestinal es más difícil de ocultar, los protectores o pads de buena calidad ayudan a absorber olores, pero cámbialos lo antes posible como también la ropa mojada.

Mantente hidratado/a

Toma líquidos de forma normalmente, a no ser que tu médico te diga lo contrario. Deberías tomar de 6 a 8 tazas de líquido al día. Evita la cafeína, el alcohol, las bebidas y los alimentos con alto contenido ácido porque empeoran los síntomas y también pueden irritar la vejiga.

Prevenir el estreñimiento

El estreñimiento puede ejercer presión sobre la vejiga o los intestinos y empeorar la incontinencia. Consume muchos alimentos ricos en fibra como frutas y verduras, y toma mucho líquido. Mantente activo/a y haz ejercicio con regularidad.

Prueba los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel pueden tensar los músculos pélvicos y ayudar con el control de la vejiga. Aprieta como si estuviera aguantando orinar. Espera cinco segundos, luego relájate durante cinco segundos. Haz esto cuatro o cinco veces seguidas varias veces al día.

Vístete con facilidad

Trata de elegir ropa con cinturas elásticas o cierres con velcro en vez de cierres y botones.

Planifica antes de viajar

Si vas a ir a un viaje largo con familiares o amigos y sabes que necesitarás usar el baño con frecuencia, avísales desde antes, así pueden identificar posibles puntos de parada y sentirte más en control.

Obtén la ayuda y el apoyo que necesitas para la incontinencia en adultos con los consejos y productos de Swami, e inscríbete a nuestro Club Swami para recibir más información sobre nuevos productos y servicios que siempre nos están llegando.