Conoce productos y servicios pensados para ti. ¡ENVIAMOS A TODO CHILE!

El poder medicinal de la música

El poder medicinal de la música

Para muchos puede ser una sorpresa saber que está demostrado que tocar un instrumento o escuchar música tiene el poder de reducir el estrés, mejorar los síntomas de depresión, ayudar la memoria, mejorar la productividad, y por último, mejorar la calidad de vida de una persona y en especial a los adultos mayores.

Piensa, ¿no ha habido siempre una canción o dos que te hable o evoque un momento, un sentimiento o etapa de tu vida? Esa sensación no desaparece a medida que envejecemos. De hecho, aumenta.

La música o las melodías juegan un papel importante en la vida de personas de todas las edades. Pero para personas mayores, los beneficios son aún mayores.

Para ellos, uno de las ventajas más importantes de la música, es su capacidad aparentemente “mágica o medicinal” para ayudar a ralentizar el deterioro cognitivo, mejorar su memoria, y estimular sentimientos de bienestar al evocar fuertes recuerdos y emociones.

Pero, ¿cuáles son algunas de las formas específicas en que la música mejora la calidad de vida de las personas mayores?

Menos estrés

Manejar el estrés es una habilidad importante que se debe dominar, especialmente para las personas mayores. El poder calmante de la música puede ser una herramienta de manejo del estrés extremadamente eficaz. Escuchar música puede prevenir el aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, que son indicadores de estrés, y disminuir los niveles de cortisol, la principal hormona del estrés.

Ayuda la memoria

Se sabe que la música y las canciones evocan emociones que desbloquean recuerdos y ponen en marcha la materia gris en el cerebro, encargada de facilitar la comunicación neuronal. Estimula al cerebro para que secrete sustancias químicas que hace que te "sientas bien", como la melatonina, la serotonina y la noradrenalina en los pacientes con Alzheimer. En algunos casos, la música incluso puede inspirar a personas que no son verbales a tararear o cantar.

La musicoterapia para pacientes con Alzheimer y demencia es una forma probada de despertar la memoria. Incluso en casos en que el paciente no habla, la persona puede recordar la letra de sus canciones favoritas. Una explicación es que la parte del cerebro que procesa la música, la corteza auditiva, está conectada al sistema límbico, donde se procesan las emociones y una de las últimas áreas del cerebro afectadas por el Alzheimer.

Incrementa la interacción social

Todos entendemos la importancia de que las personas mayores se mantengan conectadas socialmente, ya que ayuda a disminuir los sentimientos de soledad, depresión y ansiedad. El contacto con los demás nos da un sentido de pertenencia. Escuchar música, cantar o tocar un instrumento musical en grupo puede unir a las personas e incluso ampliar las redes sociales.

Estimula el ejercicio

La música puede ser muy motivadora durante cualquier tipo de ejercicio, como caminar, bailar, estirarse y ejercitarse con pesas. Incentiva a las personas mayores a realizar más actividad física, lo que puede ayudar a mantener la independencia y restaurar la función perdida por lesiones o enfermedades. Las personas mayores de todas las edades y niveles de condición física pueden beneficiarse de un aumento en el movimiento, lo que ayuda a mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad, la salud del corazón, la densidad ósea y el equilibrio. Al motivarlos con música, el movimiento y el ejercicio benefician su condición física y fomenta un mejor sueño nocturno.

Beneficios adicionales de la música

La participación activa en actividades musicales también tiene muchos beneficios. Estos pueden incluir cantar o participar en coros. Se ha demostrado que cantar libera oxitocina, lo que reduce la ansiedad y el estrés, y el canto grupal promueve las relaciones y la confianza. Además del placer de cantar, existen beneficios físicos: cantar aumenta la capacidad pulmonar y mejora la inmunidad, y el aumento de la oxigenación de la sangre hace que te sientas más alerta.

Las actividades musicales grupales fomentan la expresión personal y la vinculación grupal, así como el placer de hacer música. Las personas con Alzheimer pueden, por ejemplo, tocar instrumentos de percusión simple, como la batería, que es divertido y mejora la función motora.

Para un principiante o para aquellos que ya tocan un instrumento musical, las clases de música les ayudan a volver a conectarse con una actividad familiar y placentera, y se pueden adaptar para tener en cuenta los problemas cognitivos de los adultos mayores. Personas entre 60 y 85 años sin experiencia musical previa, han demostrado una capacidad mejorada para procesar y retener información, incluso a pocos meses de clases de piano, por ejemplo.

Es fácil integrar la música en la vida de un ser querido ya mayor:

- Crea una lista de reproducción personalizada de música de una época que disfrutan.

- Canta con ellos. Las canciones del pasado son bastante pegadizas y estimulantes.

- Llévalo/la a un concierto o espectáculo musical.

En Swami somos grandes creyentes que un poco de música puede ayudar mucho a calmar el alma. Inscríbete a nuestro Club Swami para recibir información sobre cómo activar tu mente y cuerpo, y no olvides ingresar a nuestros productos y servicios para mantenerte estimulado ¡todos los días!